El nuevo mundo de la terapia génica no tiene límites

Curar enfermedades, evitar genes que podrían desarrollarlas o definir, incluso, el color de los ojos son parte de las cosas que la ingeniería genética podrá hacer en un futuro no tan lejano. El problema son sus consecuencias aún desconocidas.